¿Qué es el suelo para exterior?

Aunque no lo creas, una construcción suele tener diferentes tipos de suelo, sin importar que se trate de una construcción comercial, industrial o residencial. Pues, dependiendo de la ubicación serán las características de cada tipo de suelo, materiales, así como técnicas de aplicación.

 

Dentro de estos tipos de suelo, divididos principalmente en suelo para interior y suelo para exterior, hoy te hablaremos de este segundo tipo el cual podemos encontrar, como su nombre lo indica, en el exterior. Así podrás aprovechar al máximo el potencial de este tipo de suelo para cualquier construcción.

¿Qué es un suelo para exterior?

Como su nombre lo indica, este tipo de suelo está diseñado para usarse en exteriores, esto debido a que las condiciones que afectan el suelo son distintas en el interior que el exterior. Solo basta con tomar en cuenta que este tipo de piso está expuesto al sol, lluvia, viento y más.

 

Es por eso que este suelo para exterior está hecho para ser mucho más resistente, sólido y duradero lo que permite poder utilizarlo para cocheras, bodegas y patios. A continuación, te mostraremos cuáles son las características más importantes de este tipo de suelo.

¿Qué características tienen los suelos para exteriores?

  • Son duraderos: Diseñados para ser mucho más duraderos, al estar expuestas a la inclemencia del medio ambiente, así como a una mayor carga de peso. El suelo para exterior está diseñado para ser mucho más duradero comparado con otro tipo de suelo.

  • Soportan una mayor cantidad de peso: Los suelos usados en exteriores poseen una mayor capacidad de carga de peso debido a que es común utilizarlos para cocheras o caminos en casas, por ejemplo. Es por eso que resulta probable que muchas más personas, e incluso vehículos, los pisen a la vez por lo que se requiere una mayor capacidad para soportar peso.

  • Mayor solidez: Al estar expuestos, este piso requiere de una mayor solidez estructural pues no hay ni muros ni techo que lo proteja. Para esto, este tipo de suelo está construido con materiales más resistentes, además de que es común añadirle soportes adicionales.

  • Resistentes a los cambios de temperatura: Es común que los cambios de temperatura lleguen a resquebrajar algunos materiales. En este caos, el suelo para exterior tiene la capacidad de resistir cambios de temperatura, así como calor excesivo y frío muy intenso, incluso con cambios repentinos o bruscos.

  • Fáciles de mantener: Al ser muy resistentes, este tipo de suelo destaca por ser fácil de mantener pues a diferencia de los pisos interiores, aquí no se requiere de mantenimiento constante ni muy cuidadoso. Incluso puedes limpiarlo con simple agua a presión y un cepillo para así mantenerlo en buen estado.

  • Adaptables: Por si fuera poco, este tipo de suelo es realmente adaptable ya que se puede ajustar a cualquier tipo de necesidades. No importa si quieres usar este suelo para una cochera, un jardín o una terraza, podrás encontrar opciones que se ajustarán a las características de cada espacio.

¿Qué tipos de pavimentos de exterior existen por exterior?

Hormigón impreso

Este tipo de hormigón es muy utilizado, sobre todo, en jardines y terraza debido a que une los beneficios del hormigón con la estética de la técnica de impresión. Esto garantiza que tendrás un suelo para exterior bonito pero muy resistente.

 

Para fabricarlo, este suelo sigue la receta básica del hormigón, es decir, la mezcla de agua, áridos, cementos y aditivos. Después de su vaciado en los moldes, el siguiente paso es la impresión. En esta técnica se añaden patrones, diseños, texturas y acabados como color, brillo o matizado.

Hormigón pulido

A diferencia del hormigón impreso, el hormigón pulido tiene un acabado brillante el cual se logra al pulir el hormigón, sin añadir algún tipo de molde o textura adicional. Para ello el proceso de vaciado del hormigón es el mismo, el cual comienza con la formulación y mezclado del concreto.

 

Una vez vaciado, y ya que se haya alcanzado cierto punto de fraguado, el siguiente paso es usar una pulidora, así como un agente pulidor para obtener el brillo del hormigón. Este tipo de suelo es muy económico de colocar, así como goza de una gran resistencia y solidez estructural.

Hormigón desactivado

Conocido también como hormigón desnudo, este tipo de suelo destaca por no tener un acabado final el cual cubra al concreto. Esto hace que la mezcla de áridos, agua y cemento quede tal cual termina de fraguar, sin ningún tipo de acabado estético adicional.

 

Esto supone una gran cantidad de beneficios, por ejemplo, la solidez y la resistencia a la erosión, así como el hecho de que la superficie resultante posee mucho más agarre y tracción. Es por eso que el hormigón desactivado suele usar con gran frecuencia en los suelos de cocheras o de caminos.

Piedra natural

La piedra natural es uno de los suelos para exterior más utilizados desde hace ya muchos años. Este tipo de material ofrece una gran resistencia, la cual solo la madre naturaleza puede brindar, junto con una estética increíble logrando así un excelente equilibrio entre belleza y resistencia.

 

Existen una gran cantidad de tipos de piedra natural los cuales destacan por tener diversos orígenes. Las piedras más comunes son las de cantera, así como piedras volcánicas gracias a su resistencia y su belleza. Aunque también podemos encontrar piedra tipo granito o mármol, las cuales suelen ser muy bellas, pero bastante costosas.

Suelos cerámicos

Diseñados para ser estéticos principalmente, este tipo de suelos cerámicos destacan por ser realmente accesibles ya que suelen comercializarse por metro cuadrado, o cajas, en tiendas especializadas en materiales de construcción.

 

Su montaje destaca por ser muy sencillo pues como si se tratase de una pegatina, el suelo para exterior cerámico solo requiere ser pegado. Esto supone una gran ventaja pues el ahorro de tiempo y dinero es realmente significativo.

 

También debes de considerar que cuenta con una buena capacidad de carga y resistencia, aunque muchos recomiendan solo este uso para espacios como asadores o terrazas por su gran belleza.

Gres porcelánico

Este es considerado como uno de los mejores materiales para la construcción de espacios exteriores ya que cuenta con gran resistencia, además de que es muy estético. Fabricado con una pasta cerámica de alta resistencia, este gres porcelánico cuenta con un acabado vitrificado el cual le aporta brillo y estético.

 

Una de las dos principales ventajas del gres porcelánico está en su gran cantidad de diseños los cuales varían tanto en textura como en color y en acabado. La segunda ventaja está en que este material es muy duradero y poco poroso lo que lo vuelve resistente a los cambios de temperatura y la humedad.

¿Cuáles son los precios por metro cuadrado?

Para construir el suelo para exterior de tu casa, oficina o negocio es necesario que consideres el tema del presupuesto. Este estará sujeto a tres factores: Las características del lugar, el tipo de materiales a usarse, así como la técnica a aplicarse.

 

Y es que el concreto pulido, por ejemplo, no requiere de los mismos materiales que la piedra natural o el piso cerámico. Dependiendo del tipo de piso seleccionado serán el presupuesto a tomar en cuenta, aunque podemos fijar un mínimo y un máximo.

 

El mínimo, de acuerdo con los estimados de la industria de la construcción es de al menos 20 y 30 euros por metro cuadrado. Esto considerando que usamos tanto técnicas de construcción como materiales accesibles. Por ejemplo, este costo podría ajustar con pisos cerámicos, ges porcelánico económico u hormigón.

 

Por otro lado, podemos encontrar que el costo puede llegar hasta los 70 euros por metro cuadrado si decidimos utilizar materiales de alta calidad como piedra natural, por ejemplo. De igual manera, debes de tomar en cuenta el uso que le darás al espacio para elegir el tipo de material para el suelo para exterior.

¿Qué tipo de suelo para exterior debo elegir?

Para poder elegir el mejor tipo de suelo para tu construcción es necesario seguir algunos puntos, aquí te contamos los 4 principales:

  1. Las características del lugar: Lo primero que debes tomar en cuenta son las características del lugar. Es decir, considera qué tan gran es el espacio, dónde está ubicado, qué forma tiene, qué tan expuesto está al clima, entre otros puntos más.

  2. El tipo de suelo: Otro punto que debes de considerar es el tipo de suelo que vas a utilizar. Como ya mencionamos, existen una gran cantidad de tipos de piso para exteriores por lo que debes de elegir uno que se adapte a tus necesidades, por ejemplo, así como a tu presupuesto.

  3. El uso que le darás al suelo: Por último, debes de considerar el uso que le darás al espacio exterior pues no todos los suelos tienen la misma capacidad de carga. Si lo usarás para tu cochera, por ejemplo, requieres de un suelo mucho más resistente y pesado.

Con estos puntos, determinar que suelo exterior elegir no debe ser tarea complicada. Además, complementa estos puntos con factores como el clima y tu presupuesto.