Hormigón de limpieza

Para empezar podemos decir que el hormigón de limpieza se ha venido utilizando de manera muy inconstante en numerosas obras.

Y se ha utilizado de forma irregular ya que es un hormigón no estructural.

Sin embargo su labor es de suma importancia ya que ayuda notablemente al fraguado cabal de los hormigones estructurales. 

 

Dicho de otra forma, optimiza el rendimiento de los hormigones que tienen la tarea y la función de aguantar estructuralmente.

 

Actualmente existe una nueva norma llamada EHE 08 que nos exige su uso de forma apropiada.

Anteriormente a esta normativa, se utilizaba de forma casi instintiva pero con esta estandarización se engloba todo lo referente a su transporte, fabricación y puesta en obra.

 

Este artículo es puramente informativo. Actualmente no ofrecemos este tipo de servicio.

¿Qué es el hormigón de limpieza?

Para explicar de manera clara qué es exactamente el hormigón de limpieza  debemos comenzar exponiendo que su uso es bastante peculiar ya que el mismo no tiene una finalidad estructural.

Su finalidad más bien es evitar la perversión o la carencia de agua mientras ocurre el fraguado del hormigón estructural, es decir durante las primeras etapas de su elaboración. 

 

Dicho de otro modo, estamos hablando de una cubierta bastante fina de unos 10 cms que se sitúa en la parte de abajo de las losas y las zapatas.

Eso sí, debemos colocarla de tal manera que el acero no repose sobre el suelo.

Como este hormigón no tiene una labor estrictamente estructural no son necesarias las exigencias en cuanto a fortaleza y aguante.

 

Lo que si es necesario e importante cuando estamos trabajando con este tipo de hormigón es que el armado esté puesto sobre una área completamente limpia para que de esta forma pueda calzar fácilmente.

De esta forma podemos evitar que exista un unión con el suelo, quedando así sin el recubrimiento. 

Por esta razón el hormigón de limpieza nos ayuda con el ahorro de el recubrimiento de acero en la losa, aportando una importante salvaguarda de la armadura.

Ventajas

Lo primero que se debe hacer es una buena base que nos sirva de soporte si lo que buscamos es una estructura sólida y perdurable.

A esta base se la conoce comúnmente como la solera de hormigón de limpieza.

 

Otros la conocen como como la solera de asiento y la ganancia que se obtiene es de suma importancia porque en esta base vamos a colocar el encofrado y también el armado mediante calzos.

Y así podemos dar forma a las zapatas y riostras de cimentación que son tan necesarias en nuestro proyecto de construcción. 

 

En otras palabras no estamos buscando construir una base estructural, por este motivo no existe ninguna verificación de laboratorio.

La labor que debe cumplir un hormigón de limpieza es la de separar y apartar con la finalidad de evitar la contaminación o desecación de nuestro hormigón estructural.

 

También funciona como una base niveladora para contribuir a un buen nivelado el cual nos facilita después la instalación de otros elementos en la obra. 

A continuación hemos elaborado un pequeño listado de sus ventajas para resumir sus valiosas propiedades:

 
  • Previene que nuestro hormigón de uso estructural, el cual se verterá luego para el arriostrado se junte o una con la tierra.

  • A pesar que el hormigón de limpieza no es utilizado con una finalidad estructural en los proyectos arquitectónicos optimiza enormemente la perdurabilidad y calidad de nuestro hormigón estructural. 

  • El hormigón de limpieza nos ayuda a dar un mejor volumen geométrico el cual es indispensable para un fin específico en nuestros proyectos.

  • Para su elaboración no necesitamos una planta de alta tecnología por lo que se puede fabricar en el mismo lugar donde estamos realizando nuestra obra.

  • Nos brinda un nivelado de calidad lo que posteriormente ayuda a las tareas de elaboración de muros de carga u otros elementos comunes en la construcción. 

  • Previene que las armaduras se contaminen, ofreciendo una importante protección.

  • Es importante ya que nos ayuda a que el hormigón estructural deseque de forma correcta durante el proceso de vertido.

Aplicaciones

Como lo hemos explicado anteriormente este tipo de hormigón no tiene la función de proteger de forma estructural al proyecto.

Sin embargo nos brinda una gran ayuda para mejorar las condiciones en las que se encuentra nuestro hormigón estructural.

 

La aplicación que más destaca es la de impedir la desecación del hormigón estructural después de que empiece su puesta en obra.

Otra aplicación que podemos mencionar es la de impedir que ocurra una contaminación de nuestro hormigón estructural mientras se lleva a cabo las primeras etapas de su hormigonado.

 

Es comúnmente utilizado con la finalidad de ofrecer volumen a un material resistente y de esta forma configurar la geometría que se necesita en nuestro proyecto arquitectonico.

Datos técnicos

Para fabricar el hormigón de limpieza generalmente se usan los áridos que provienen de rocas machacadas, gravas rodadas y arenas.

Una gran ventaja es que es que para su producción se puede usar árido grueso el cual sea total y completamente reciclado.

 

No olvidemos que es de suma importancia obedecer todas las normativas legales como por ejemplo la EHE 08.

La normativa EHE 08 nos habla sobre las disposiciones tanto físicas y mecánicas además de las condiciones químicas de los materiales. 

 

Por ello es de vital importancia que la dimensión máxima de los áridos no esté por debajo de los 30 mm.

De igual manera todo lo referente a los procesos, componentes, transporte y dosificación deberían cumplir de forma cabal con la normativa EHE 08.

 

Si nuestro proyecto requiere de la utilización de aditivos es necesario emplear aditivos que sean reductores de agua.

La lógica detrás de esto es que los hormigones que no son estructurales llevan consigo escaso cemento.

 

También debemos tener en cuenta que la graduación mínima que se requiere para el hormigón de limpieza es de 150 kg/m3 de cemento.

No debemos olvidar que comúnmente los hormigones no estructurales tienen una aguante escaso de 15 N/mm2 junto con una dimensión máxima de áridos que no está por debajo de los 40 mm.

 

Pero cuando estamos hablando de los hormigones de limpieza y rellenos de zanjas podemos emplear el cemento corriente.

 

Además este tipo de hormigón nos da la posibilidad de:  

 

  • Prescindir de la desecación del hormigón estructural en la etapa de vertido.

  • Prescindir de probables corrupción del hormigón estructural en cuanto a su hormigonado.

  • Nos brinda la posibilidad de una homologación y replanteo cuando trabajamos con áreas irregulares.

 

Cuando su finalidad es para prefabricados no estructurales es conveniente emplear cementos corrientes con excepción de la siguiente lista:

 

CEM III/C

CEM II/A-Q

CEM II/B-T

CEM II/A-W

CEM II/B-W

CEM II/B-Q

CEM II/A-T

 

Ya que no es recomendable para este tipo de trabajos.

 

También existen otro tipo de hormigones que se utilizan dentro de la obra que emplearán cemento para usos particulares como el ESP VI-1.

 

De igual manera los cementos corrientes con la excepción de la siguiente lista:

 

EM III/C

CEM II/A-T

CEM II/A-Q

CEM II/B-T

CEM II/B-Q

CEM II/A-W

CEM II/B-W

 

Algunas consideraciones técnicas que debemos tener en consideración son las siguientes:

 

  •  La porción mínima en cuanto al cemento que se recomienda debe ser de 150 kg/m3.
  • Es muy recomendable que la dimensión del árido tenga un límite por debajo de los 30 mm con el objetivo de ayudar a la trabajabilidad de los hormigones.
  • Comúnmente la dimensión máxima que se vende es de 20.
  • La estructura normal suele ser bastante blanda y maleable.
  • La graduación es completamente autónoma del tipo de entorno.

¿Por qué elegir hormigón de limpieza?

Debemos elegir el hormigón de limpieza cuando nuestro proyecto arquitectónico requiere de una buena nivelación.

Si queremos sustentar los niveles correctos en el territorio indiscutiblemente la mejor alternativa que tenemos es trabajar con el hormigón de limpieza.

 

Este tipo de hormigón favorece enormemente a prevenir un alta porosidad la cual se puede producir al conservarse el agua en el interior del hormigón mientras se lleva a cabo la etapa de endurecimiento.

Esta etapa de endurecimiento se evaporara después dejando huecos que dan una forma porosa al hormigón.

 

Cuando el hormigón está poroso no solo decae su resistencia, también da paso a que ingresen elementos como el aire oxide en la armadura.

 

Cuando se da el caso de que la cantidad de agua es inferior a la estrictamente precisada, tampoco es algo positivo ya que la respuesta química que favorece al fraguado no se podría concretar.

Es decir que una porción del cemento en nuestra combinación de hormigón no podría solidificarse impactando de una mala manera la resistencia del mismo.

 

También es muy importante tener en consideración que este tipo de hormigón nos ayuda a elaborar columnas y muros con facilidad.

Muchos constructores, arquitectos e ingenieros utilizan este hormigón para replantear de forma fácil todo tipo de componente en un proyecto de construcción.

 

Así mismo algunos arquitectos recomiendan su utilización en todos aquellos componentes estructurales los cuales hayan sido planificados para estar en contacto directo con zonas de alta irregularidad o también sobre zapatas de cimentación y losas de hormigón.

En resumen podemos decir que las razones y motivos para elegir un hormigón de limpieza en tu siguiente proyecto de construcción son muchísimas.