¡Presupuesto GRATIS y sin compromiso!

 

¡Precios a convenir!

 

 

Tel: 642328418

pavimentos de hormigon Pavimentos hormigon - obras

Atención!!! Pagas al final de obra, sólo si estás satisfecho. Solo particulares.

Obras pavimentos hormigon imitacion madera. Obras pavimentos hormigon imitacion madera.
hormigon vertical obras PAVICONJ..vertical

{{business_hours}}

Trabajamos en:

  • Madrid
  • Malaga
  • Granada
  • Alicante
  • Murcia
  • Albacete
  • Zaragoza
  • Salamanca
  • Toledo
  • Galicia
  • Badajoz
  • Albacete
  • Bilbao
  • Cordoba
  • Cuenca
  • Leon
  • Segovia
  • A Coruña
  • Vigo
  • Pontevedra
  • Ourense
  • Lugo

paviconj-es.es en redes sociales

Todo sobre fisuración del hormigón

Las fisuras o fisuración en el hormigón son rupturas que aparecen en su superficie, esto se debe a la existencia de tensiones superiores a su capacidad de resistencia.

 

Ahora bien, si la fisura atraviesa de lado a lado el espesor de un elemento estructural, se transforma en grieta.

 

A este punto, debemos definir qué es grieta y qué es fisura para que tengas una idea más clara.

 

Las grietas son todas las aberturas incontroladas en la superficie de un elemento que afectan su espesor. Por otro lado, las fisuras son las aberturas incontroladas que afectan únicamente a la superficie del elemento sin atravesarlo de lado a lado.

 

Es decir, se producen en las alteraciones de longitud de ciertas caras del hormigón respecto a las otras, producto de las tensiones que desarrolla el material por retracción térmica por una reducción en la temperatura en las piezas de hormigón cuyos movimientos de contracción están impedidos por el empotramiento.

 

Esto produce tensión por tracción y como sabemos, este es uno de los puntos débiles del hormigón, ya que no está capacitado para absorber la tensión por tracción.

 

También las fisuras pueden aparecer por tensiones hidráulicas o bien por la rigidez que se manifiesta normalmente en las superficies libres.

 

Normalmente, las fisuras no acarrean peligros estructurales y han de ser estudiadas caso por caso, por considerarse atípicas.

¿Cómo identificar si es seria una grieta o una fisuración del hormigón?

 

Como hemos dicho más arriba, las grietas en el hormigón podrían ser serias o peligrosas, ya que estas se generan por esfuerzo a la compresión.

 

Por tanto, las grietas paralelas a la dirección del esfuerzo son peligrosísimas, en especial en columnas, pues "no informan" cuándo han de fallar.

 

Estas son producto de un agotamiento de la capacidad de carga del material, y el colapso puede generarse de imprevisto. Es decir, en cualquier instante.

Asimismo, tenemos:

  • Las grietas normales a la dirección del esfuerzo: estas son una indicación de que se trata de una grieta por tracción.
  • Las grietas verticales: este caso se da cuando las grietas aparecen verticales en el centro de la luz de una viga, en la sección de máximo momento flector debido a una armadura deficiente.
  • Las grietas horizontales en vigas: conocidas también como grietas a 45º se deben al esfuerzo cortante por las secciones insuficientes de hormigón en los apoyos, y/o secciones deficientes de armaduras de refuerzo en estribos y en el acero adicional colocado en los apoyos (formando pórticos) en los que se origina el momento torsor.

¿Cuál es el tratamiento contra las grietas? ¿Se puede remediar la fisuración del hormigón?

 

Puesto que las grietas se deben en general a fallas de diseño con deficientes secciones de hormigón y/o armaduras de refuerzo, demandan trabajos esenciales que incluyen recalcular la estructura dañada y después reforzarla.

Ahora aprendamos a identificar fisuras en el hormigón:

 

Identificación de las fisuras en la parte superior de las vigas:

En la línea de los estribos pueden aparecer fisuras debido al calentamiento del acero por el sol, lo que hace que pierda humedad en la mezcla de hormigón en el área en contacto.

 

Fisuras por contracción de fraguado (fisuras de retracción hidráulica):

 

Estas se producen en las losas de poco espesor o de espesor uniforme debido a la rápida desecación superficial por la acción del sol sobre la masa de hormigón.

 

También se debe a la humedad relativa, al viento o bien por la combinación de los dos. Estas fisuras aparecen serpenteantes, al azar y en cualquier dirección.

 

Este tipo de fisuras es común verlas en losas apoyadas sobre el terreno (pisos), losas de entrepisos, techos, etcétera.

 

Fisuras por retracción hidráulica debido al secado lento:

 

Estas aparecen en elementos estructurales cuyos movimientos de retracción están impedidos por su empotramiento.

 

En cuanto a los pisos o pavimentos, por su adherencia al terreno, si no se hacen las juntas de contracción con las separaciones convenientes aparecen de manera espontánea, a intervalos regulares, en dirección al sentido de marcha y tienen un grosor regular.

 

Las fisuras de entumecimiento:

 

Estas fisuras son inducidas por un incremento del volumen del hormigón por los materiales expansivos incluidos en la masa.

 

Es decir, las más populares son las expansiones productos de la reacción Álcali-sílice que destrozan de manera veloz la estructura.

 

Sin embargo, existen fisuras que se forman de manera más lenta como el ataque por sulfatos, la oxidación en la armadura de refuerzo o bien elementos férricos empotrados en la masa de concreto. Asimismo, por el efecto de congelación y deshielo.

¿Se puede prevenir la fisuración del hormigón?

 

Para prevenir la fisuración del hormigón en subbases y encofrados se deben quitar de la superficie todos y cada uno de los restos de material suelto.

 

La subbase, cuando se va a realizar una losa de pavimento, el suelo debe estar bien compactado y firme. Este es un paso esencial, por lo que utilizaremos un relleno granular y lo compactaremos, ya sea con rodillo, vibrado o bien apisonado capa por capa.

 

Además, tanto la losa como la base deben tener una pendiente que facilite un drenaje eficiente. Es por eso por lo que debemos hacer énfasis en crear subbases llanas, planas y firmes que evitan la formación de fisuras en la superficie del hormigón.

 

En cuanto al encofrado de la losa, este debe ser construido de forma que pueda resistir la presión del hormigón sin perder su forma. Las láminas de curado de polietileno incrementan el sangrado y, por lo tanto, el fisurado de hormigones por exceso de agua.

 

Para este fin se debe cubrir las láminas de curado con una capa de arena humectada de 2,5 a 5 cms. Humectar la subbase, el encofrado y las armaduras justo antes de vaciar el hormigón.

 

 

Para evitar las fisuras en el hormigón:

Usar hormigón de plasticidad moderada. Eludir siempre y en toda circunstancia añadir agua después de amasar la masa de concreto.

 

En el caso de que el hormigón sea más fluido con más de 17 cm. de cono, las proporciones de la mezcla deben alterarse, usándose mezclas únicas con la ayuda de superplastificantes.

 

Estos tienen la función de evitar el sangrado excesivo, segregaciones y bajas resistencias.

 

Para evitar las fisuras en acabado:

No dar terminación si hay agua en la superficie.  Cuando la evaporación es muy excesiva debemos tratar de reducirla lo más que se pueda para evitar la fisuración por retracción plástica.

 

Para este fin cubriremos el hormigón con una lona húmeda o bien con láminas de polietileno a lo largo de las operaciones de acabado si las condiciones atmosféricas no son favorables.

 

 

Prevención de fisuración del hormigón en el proceso de curado:

 

Empiece el curado tan pronto como resulte posible. Esto lo hacemos manteniendo húmeda la superficie de los elementos de hormigón.

 

Salpicar la superficie con un líquido de curado o bien cubrirla con lonas húmedas por lo menos a lo largo de 3 días.

 

Prevención de fisuras en las juntas:

 

Para mantener bajo control los efectos de contracción y expansión por los cambios de temperatura y/o humedad deben construirse a través de sierra, disco o bien con herramientas convenientes.

 

Es decir, dividimos la losa de hormigón en secciones más pequeñas, tomando una relación no mayor a 1 x 1.5 Mts.

 

Las juntas deben tener un ¼ de profundidad del espesor de la losa para impedir la aparición de las antiestéticas fisuras en la superficie del hormigón.

 

Las juntas en la losa con cierta frecuencia deben ponerse próximas unas a las otras para evitar largas áreas angostas.

 

Por otro lado, las juntas perimetrales deben incluirse en aquellos sitios donde puedan existir limitaciones para los movimientos verticales o bien horizontales, como la unión de muros y suelos, columnas y pavimentos.

 

En un caso así han de ser profundas y se harán introduciendo algún tipo de elemento barrera para prevenir la adhesión entre la losa y los otros elementos de la construcción.

¿CÓMO REPARAR FISURAS EN HORMIGÓN?

Somos especialistas en fisuración del hormigón. Elegimos los mejores materiales para las reparaciones de desperfectos en soleras de hormigón.

 

En el caso de las fisuras le daremos una solución que satisfaga esa necesidad.

 

Usamos materiales flexibles que se amoldan al movimiento propio de las fisuras, por lo que son efectivos para prevenir su nueva aparición.

 

Contáctenos sin compromiso alguno y solicite su presupuesto gratis.