Hormigón blanco

Comenzaremos diciendo que a pesar de que el hormigón blanco ha existido durante mucho el tiempo, su uso en proyectos arquitectónicos es relativamente recientemente.

 

Muchos de los  arquitectos y diseñadores han comenzado a usarlo para lograr varios efectos de color llamativos que el hormigón blanco puede suministrar tan hábilmente.

La principal ventaja de este producto aparte de su sorprendente belleza arquitectónica, es su capacidad para permanecer blanco durante toda su vida.

 

El hormigón blanco, obviamente, no es un tratamiento superficial que pueda deteriorarse con la edad.

Uno de los principales usos de este material radica en proporcionar la matriz para los acabados de áridos expuestos y terrazos.

 

La gama de efectos visuales posibles aquí es casi ilimitada ya que la mezcla blanca se puede ajustar prácticamente a voluntad para complementar y sacar el color natural de las piedras.

 

La experimentación puede dar grandes recompensas ya que el color de la matriz puede servir como un fondo discreto en blanco o también puede ser utilizado para crear un efecto de color general completamente nuevo.

Es aquí donde el uso de pigmentos tiene su valor principal ya que un cemento blanco siempre es preferible como base para una matriz de color.

 

Tanto porque es uniforme en color para empezar y por que hace que la coincidencia de muestras y remezclas sea más fácil de lograr.

Además permite obtener una mayor gama de colores. Incluso un color negro completo se deriva mejor del uso de un cemento blanco.

¿Qué es el hormigón blanco?

El hormigón blanco es considerada una sustancia de alta tecnología que brinda a las edificaciones una gran belleza estética la cual destaca por sobre otras construcciones.

 

Además este hormigón es bien conocido por su alta durabilidad y resistencia en los proyectos arquitectónicos.

 

Y es gracias a su estructura y configuración que la construcción de edificaciones o pequeños objetos de hormigón visto son cada día más fáciles.

Una gran ventaja es que no es necesario hacer un revestimiento adicional.

Su estructura es bastante parecida a la de los hormigones comunes y son los áridos blancos los que le conceden a este material de una blancura perfecta e Intachable.

 

Las altas propiedades de este material son muy bien conocidas en el sector de la construcción.

 

Las cualidades estéticas y ornamentales es algo a destacar sin lugar a duda como por ejemplo su textura, luminosidad, acabado, color, relieves, terminaciones, etc

Para muchos ingenieros y constructores este material es perfecto para la elaboración de todo tipo de proyectos arquitectónicos vistos y proyectos de ingeniería civil.

 

También es utilizado para proyectos de viviendas a una menor escala e incluso sirve para dar pequeños detalles cuando se busca dotar de un carácter elegante, exclusivo y por supuesto singular.

 

Una característica notable del hormigón blanco es que confiere una libertad total en cuanto a los acabados.

Es decir que permite hacer una gran variedad de terminaciones, relieves y texturas en su superficie, sin la necesidad ningún tipo de revestimiento adicional o pintura extra.

 

En varios proyectos arquitectónicos es usado a modo de pantalla reflectante ya que es conocido como un material con una elevada disposición lumínica.

Otra de sus características destacables  es su altísima capacidad de pigmentación lo que siempre resulta bastante conveniente para optimizar el comportamiento energético de las edificaciones.

 

Ventajas

  • Goza una elevada disposición a la pigmentación hormicroma, es decir que permite una fácil obtención de una alta gama de colores.
  • Su blancura impecable lo hace perfecto para usos ornamentales y estéticos que un hormigón gris jamás podrá superar.
  • Este material nos ahorra la tarea de hacer revestimientos adicionales
  • Una ventaja importante que debemos destacar es que su elevada blancura tiene un efecto refrescante haciendo que la temperatura de la edificación se vea disminuida.
  • El atractivo visual que tiene este compuesto favorece su uso en interiores o exteriores facilitando el trabajo a los arquitectos.
  • Es bastante duradero y el mantenimiento que requiere es mínimo.
  • Su elevada luminosidad proporciona un ahorro y aumenta la sustentabilidad.

Aplicaciones

El hormigón blanco tiene varias aplicaciones tanto en interiores como en exteriores pero entre las más comunes podemos encontrar las siguientes:

 

  • Es extremadamente eficaz para obras que requieren de una gran acabado estético u ornamental como por ejemplo las obras de construcción de gran prestigio (gubernamentales, bancos, empresas, etc).
  • Es bastante utilizado cuando vuestro proyecto requiere de la utilización de colores brillantes y muy vividos.
  • Cuando se busca desarrollar un diseño sustentable es lo más adecuado por su gran blancura la cual mantiene las temperaturas altas a raya.
  • En varias carreteras de vanguardia se aplica para obtener una mejorar la visibilidad de las mismas.
  • Se utiliza para cerramientos, pilares, vigas, etc cuando se necesita un acabado por completo blanco.
  • En muchas edificaciones en las cuales se quiere dar una apariencia vanguardista su uso está en auge.
  • Su utilización es recomendable para proyectos los cuales tengan requerimientos de alta resistencia y durabilidad.

Datos técnicos

  • Tipos de resistencias Mpa: 20, 25, 30, 35, 40, 45 y 50.
  • Clase: HA, hormigón armado, HP, hormigón pretensado y HAC, hormigón autocompactante
  • Constitución cm: líquida, blanda, plástica y fluida.
  • El tiempo de ajuste inicial de este hormigón es de 100 minutos. 
  • Dimensión máxima de árido mm: 12,20.
  • La finura del hormigón blanco es de 395 kg/m2.
  • Su brillo es del 87%.
  • Medioambientes al exponerse: I, IIa, IIb, IIIa, IV, Qa, E, F y H.
  • La densidad compacta es de 3150 kg/m3.
  • Las consistencias que pueden ser aprovechadas: Blanda, fluida, líquida con superfluidificantes y autocompactante
  • Posee áridos tamizados y bajas relaciones a/c.
  • La densidad a granel del hormigón blanco es de 110 kg/3.
  • Fortalezas de N/mm2: 25, 30, 35, 40 y 50
  • Resistencia a la compresión después de 1 día 21 Mpa, después de 2 días 38 Mpa, 7 días 61 Mpa y después de 28 días 74 Mpa.
  • Aditivos escogidos que aseguren la homogeneidad de color desado.
  • Correlación A/C: Inferior a la especificada en cada sector
  • Dimensión máxima en mm: 12 y 20
  • Constitución: hormigón y áridos blancos de tipo y contenidos parecidos a los hormigones comunes
  • Constitución de cemento: No inferior a la requerida en cada entorno
  • Espesor en el fresco: Esto dependerá de la propiedad y tipo de la materia prima, en todo caso estará estimada entre 2300 y 2500 Kg/m3
  • Perdurabilidad: Cuando se trata del entorno IIIa o más restrictivo se utilizará a discreción del cliente un certificado renovado acreditativo del cumplimiento de las especificaciones.
  • No presenta ninguna diferencia respecto al hormigón convencional

Recomendaciones

Desde un punto de vista estructural en un hormigón arquitectónico de cemento blanco o de cemento gris las sugerencias de producción y colocación en una obra son muy similares.

Pero cuando queremos asegurar la excelencia y la perdurabilidad se requiere un mayor cuidado y planificación en todas las fases empezando en la etapa de diseño.

 

Los arquitectos, ingenieros o constructores deben estar conscientes de todas condiciones atmosféricas antes de entrar a la etapa de la colocación.

 

Es primordial conocer todos los factores externos como tráfico, contaminación, sol, lluvia, viento, climas fríos extremos, humedad, etc

Y de esta forma prevenir cualquier error ornamental indeseable como la perturbación del color, decrepitud prematura y más.

 

El estricto proceso que se utiliza en las plantas especializadas de producción del hormigón blanco hacen que su blancura sea muy duradera e impecable.

 

Esto brinda un ahorro y eleva su índice de sostenibilidad ya que a medida que aumentamos la condición lumínica del material también mejora la homogeneidad y estabilidad de nuestra mezcla.

Lo que no solo asegura su correcta utilización al iniciar una obra, sino también su posterior desmoldado.

 

En el proceso de fabricación se debe cuidar la pulcritud en general para eludir contaminaciones en el color.

Además es sumamente aconsejable utilizar áridos limpios los cuales sean de preferencia lavados con una cantidad mesurada.

 

Es de vital importancia dotarlo de partículas bastante finas las cuales deben contener la granulometría aconsejada.

 

También es importante que el agua de nuestra mezcla no contenga partículas en suspensión las cuales puedan ensuciar el color deseado.

Debemos controlar la cantidad para alcanzar la consistencia y adaptabilidad que deseáis alcanzar.

 

En el proceso de vertido y compactación de nuestro hormigón debéis asegurar la homogeneidad del hormigón para evitar zonas segregadas o huecos.

Cuando estemos en la etapa de curado debéis estar seguros de que no existan desecaciones diferenciales o anticipadas que puedan producir manchas blancas o peor aún grietas.

 

Otro factor a tomar en cuenta es que determinadas situaciones las resinas epoxi u otros polímeros se pueden aplicar superficialmente para protección contra entornos que son demasiado agresivos o tóxicos. 

Los tratamientos de protección, prevención y mantenimiento siempre deberían hacerse en las etapas de planificación para evitar errores posteriores.

 

Un consejo importante para los hormigones que serán destinados específicamente para estar sometidos a temperaturas extremas de congelamiento y deshielo es que los debemos proteger por medio de incorporadores de aire.

¿Por qué elegir hormigón blanco?

Elegir el hormigón blanco permite disponer de una gran diversidad de usos desde las edificaciones de gran renombre y prestigio global hasta pequeños proyectos específicos.

 

También cabe la pena recalcar que cuenta con altísimas utilidades mecánicas además de todas las cualidades ornamentales que describimos con anterioridad.

Todas estas ventajas hacen del hormigón blanco un material de gran aportación a la sostenibilidad además de constituir un gran ahorro en materiales de acabado.

 

Podríamos resumir que sus características más llamativas son las mínimas necesidades de iluminación, excelente conducta térmica, alta durabilidad y mínimo mantenimiento.