✅Presupuesto GRATIS y sin compromiso!✅

 

¡Precios a convenir!

 

 

Tel: 642328418

Atención!!! Pagas al final de obra, sólo si estás satisfecho. Solo particulares.

{{business_hours}}

Trabajamos en:

  • Madrid
  • Malaga
  • Granada
  • Alicante
  • Murcia
  • Albacete
  • Zaragoza
  • Salamanca
  • Toledo
  • Galicia
  • Badajoz
  • Albacete
  • Bilbao
  • Cordoba
  • Cuenca
  • Leon
  • Segovia
  • A Coruña
  • Vigo
  • Pontevedra
  • Ourense
  • Lugo

paviconj-es.es en redes sociales

Hormigón seco

Una de las principales ventajas del hormigón es el hecho de que podemos encontrarlo en una y mil formas, tanto en preparación como en técnicas de aplicación. Es por eso que hoy te hablaremos de una de las formas más comunes de hormigón, el hormigón seco.

 

¿Qué es el hormigón seco?

Explicar qué es el hormigón seco es muy sencillo pues básicamente se trata del concreto convencional, pero con una característica única, está totalmente libre de líquido. Así es, el mismo nombre indica qué este concreto no tiene nada de líquido por lo que solo se trata de polvo.

 

Y es que su fabricación consiste en añadir el cemento (aglomerante), generalmente Portland, con los agregados (áridos) los cuales están conformados por arena y gravilla fina, así como algunos aditivos. Estos ingredientes se mezclan en seco para, después, envasarse en sacos, comúnmente de 25 kilogramos, los cuales son distribuidos en tiendas.

 

Imagina que es una caja de mezcla para pastel, la cual solo requiere agua para preparar un delicioso postres. De la misma forma, este hormigón solo requiere que añadas agua, mezclas y dejes fraguar lo que lo hace una opción bastante accesible para tener hormigón listo para tu construcción.

 

Ventajas

Aunque no lo creas, el hormigón seco ofrece una gran cantidad de beneficios pues básicamente se trata del concreto convencional con la única característica de que carece de agua. A continuación, te explicaremos las 5 principales ventajas de este tipo de hormigón.

  1. Es fácil de encontrar: Al ser empaquetado en sacos de 25 kilogramos, así como comercializado ampliamente, es muy fácil de encontrar en diferentes tiendas. Si bien la opción más común para comprar hormigón seco son las tiendas de bricolaje, también podemos encontrar que este tipo de hormigón suele comercializarse en algunos supermercados.

  2. Es accesible: Comparado con el costo de adquirir menos de un metro cúbico de hormigón ya preparado, algo imposible porque nadie comercializa tan poco concreto. El adquirir este tipo de hormigón en saco listo para usarse es realmente accesible pues el precio es mucho menor al de un balde ya preparado, por ejemplo.

  3. Fácil de preparar: Muchas personas podrían considerar que prepara tu propio hormigón es algo difícil, esto solo pasa si mezclas cemento con el resto de los ingredientes de forma independiente. En este caso, al estar todo premezclado lo único que tienes que hacer es añadir agua y batir, como hacer un pastel.

  4. Resistente: Gracias al hecho de que la fórmula y proporciones ya están calculadas desde la fábrica, la seguridad de que este hormigón será resistente es bastante alta. Y es que los controles de calidad garantizan que estás preparando un concreto sólido y duradero.

  5. Ideal para pequeñas obras: Por si fuera poco, los sacos de este hormigón están pensados para usarse en pequeñas obras en las que no se requiere de grandes volúmenes de concreto. Así, no importa si construirás un camino en tu jardín o harás una pequeña reforma, podrás tener el hormigón necesario sin desperdiciar dicho material.

¿Cuáles son sus aplicaciones?

Una de las grandes ventajas de este tipo de hormigón seco es su versatilidad. Muestra de ello son sus increíbles usos como los siguientes: 

  • Construcción de cimientos: Si bien para la construcción de cimientos suele usarse hormigón preparado, si estos son pequeños se puede usar sacos de hormigón seco, así como un armazón de acero ahorrando así tiempo, dinero y materiales.

  • Unión de tabiques y ladrillos: Otro uso bastante frecuente, sobre todo en pequeñas construcciones, es el utilizarlo como pegamento para tabiques y ladrillos cuando se construye un muro, por ejemplo, una barbacoa y hasta una casa para tu mascota.

  • Reformas menores: Resultaría ilógico comprar un camión revolvedor lleno de hormigón para una pequeña reforma. Si necesitas rellenar una grieta o resanar alguna pared o columna, lo mejor es comprar sacos de hormigón seco para evitar desperdiciar materiales.

  • Decoración: El uso de este tipo de hormigón es bastante común en la decoración, esto debido a lo accesible y versátil que resulta ser. Podemos usarlo, por ejemplo, para construir unas macetas muy originales, fabricar nuestra propia banca de jardín o incluso aprovecharlo para darle acabado a muros y pisos tanto interiores como exteriores. 

  • Pavimentos y caminos: Usar hormigón premezclado en seco es una gran opción para renovar, por ejemplo, tu cochera o el camino que lleva de tu casa al jardín o la piscina. Si mezclas este tipo de concreto con un molde puedes crear bonitos patrones tipo adoquín, baldosas o rocas.

  • Pequeñas fábricas: Si te dedicas a la fabricación de tuberías, cañerías, tabiques de concreto o pequeñas piezas prefabricadas, todo de forma artesanal, usar hormigón seco puede ser una buena forma de reducir costos. Esto gracias a que los sacos de hormigón premezclado en seco permiten preparar solo lo que vas a usar, disminuyendo las pérdidas.

¿Cuándo se usa el hormigón seco en sacos?

Ahora que ya conoces cuáles son las aplicaciones más comunes para el hormigón seco, debes saber que su uso es frecuente en pequeñas obras. Es decir, estos sacos se usan cuando necesitas poco hormigón por lo que comprar una hormigonera resulta algo inviable.

 

Para utilizar este tipo de hormigón es necesario contar con una mezcladora o revolvedora pues como pasa con un pastel, es necesario mezclar los ingredientes.

 

Si no quieres desperdiciar concreto mezclado que terminará secándose, entonces lo mejor es usar este tipo de hormigón seco en sacos y comprar solo lo que necesitas.

 

¿Precio saco de hormigón preparado?

Como mencionábamos con anterioridad, una de las principales ventajas de este tipo de hormigón es el hecho de que resulta ser accesible. Muestra de ello es el hecho de que un saco de 25 kg de hormigón seco puede costar entre 9 y 15 euro, o 2 a 3 euros, dependiendo la fórmula y la marca.

 

Esto hace que tener tu propio hormigón preparado sea muy accesible pues con tan solo 3 euros, por ejemplo, tendrías 250 kilogramos de concreto listo para usarse. Esto resulta más barato que comprar concreto ya mezclado a una compañía constructora.