✅Presupuesto GRATIS y sin compromiso!✅

 

¡Precios a convenir!

 

 

Tel: 642328418

Atención!!! Pagas al final de obra, sólo si estás satisfecho. Solo particulares.

{{business_hours}}

Trabajamos en:

  • Madrid
  • Malaga
  • Granada
  • Alicante
  • Murcia
  • Albacete
  • Zaragoza
  • Salamanca
  • Toledo
  • Galicia
  • Badajoz
  • Albacete
  • Bilbao
  • Cordoba
  • Cuenca
  • Leon
  • Segovia
  • A Coruña
  • Vigo
  • Pontevedra
  • Ourense
  • Lugo

paviconj-es.es en redes sociales

Hormigón fresco

Una de las razones por las cuales el hormigón es hoy por hoy la base de la construcción está en su gran versatilidad. Y es que esa mezcla de tan solo 4 ingredientes tiene capacidades asombrosas para adaptarse a las necesidades de cualquier construcción.

 

Tan solo 4 ingredientes, más alguno que otro accesorio, bastan para crear una gran cantidad de aplicaciones. Hoy te hablaremos de una de ellas, el hormigón fresco el cual ofrece excelentes beneficios para tu construcción. Aquí podrás conocer todo sobre este tipo de hormigón tan utilizado en la industria de la construcción.

 

¿Qué es el hormigón fresco?

Definir qué es el hormigón fresco es muy sencillo pues básicamente se trata del hormigón ya hidratado, es decir, es hormigón seco con agua. Si bien esto suena muy sencillo, en realidad producir hormigón seco requiere de esfuerzo pues es necesario mantenerlo en constante movimiento para evitar que se solidifique.

 

Conformado por una mezcla de áridos como arena y grava, cemento, generalmente Portland, así como aditivos para controlar la velocidad del fraguado y propiedades físicas, y agua. Este tipo de hormigón destaca por llegar ya listo para usarse a la obra pues su producción se realiza en una central.

 

Dependiendo de las necesidades constructivas de cada proyecto es el tipo de hormigón fresco que podemos encontrar. Aunque el concreto usa 4 ingredientes principales, los aditivos o el tamaño de los agregados, así como las proporciones se modifican de acuerdo con el uso que recibirá dicha mezcla.

 

Si alguna vez has visto a una hormiguera circular por la carretera o avenida, debes saber que dicho camión es el encargado de llevar el hormigón ya mezclado. La razón por la que se mantiene siempre girando el contenedor es para evitar la solidificación del concreto sin importar la distancia o tiempo de traslado.

¿Cuáles son sus ventajas?

El uso del hormigón fresco supone muchas ventajas para tu construcción, ventajas como las siguientes:

  • Versátil: Una de las principales ventajas que ofrece este tipo de hormigón es el hecho de que resulta ser muy versátil tanto en su uso como en su formulación.

  • Reducción de mermas: Comprar concreto ya mezclado supone un gran ahorro en cuanto a material se refiere, esto por dos razones. La primera es el hecho de que puedes comprar solo lo que necesitas, los metros cúbicos necesarios. La segunda es que, gracias al sistema de hormigoneras, el hormigón fresco se puede mantener en la obra sin riesgo de fraguado.

  • Seguro: El uso de este tipo de hormigón garantiza la seguridad de tu obra ya que este ha sido formulado, mezclado y tratado en un centro de fabricación. Esto garantiza que el concreto tendrá la solidez necesaria para tu obra.

  • Producción en masa: Otra gran ventaja de usar este tipo de hormigón ya mezclado es el hecho de que se puede producir en masa. Esto supone un ahorro significativo tanto en tiempo como en dinero y en recursos pues este hormigón se puede producir de forma masiva y en poco tiempo.

  • Diferentes formas de aplicación: Este tipo de concreto se puede aplicar mediante el uso de distintas técnicas ya que, por su tipo, se puede vaciar de forma clásica o usando mangueras o góndolas en altura, se puede dosificar de forma manual con carretillas y baldes o incluso se puede proyectar.

  • Complementos: Además de todo lo anterior, el hormigón mezclado de fábrica puede utilizarse con diversos complementos. Por ejemplo, se pueden añadir estructuras metálicas para reforzarlo, anclar cables pretensados o postesados, así como utilizar para construir estructuras prefabricadas. Dependiendo del uso y la técnica son los complementos que se pueden colocar.

Campo de aplicación

  • Pavimentos y caminos

Existe un tipo de hormigón fresco diseñado especialmente para la construcción de carreteras y caminos el cual es denominado como concreto u hormigón hidráulico. La principal característica de dicho concreto es su capacidad para soportar mucho peso y fuerzas de tracción.

 

Para su construcción se usa una formulación especial de concreto premezclado e hidratado el cual se vierte sobre una estructura metálica especial utilizando una hormigonera. Comparado con otros materiales como el asfalto, el concreto hidráulico tiene una longitud mucho mayor, así como ofrece una experiencia de manejo más agradable.

  • Construcción estructural 

De la misma forma, este tipo de hormigón se usa para la construcción estructural en todo tipo de obras. Por ejemplo, es común ver como se vacía el concreto ya mezclado en trabes o vigas, así como en columnas o soportes, para la construcción de viaductos y puentes.

 

Otro uso estructural para este concreto es la construcción de estructuras prefabricadas como vigas con acero pretensado o armado. Esto hace que la construcción de edificios sea mucho más rápida comparada con otros métodos tradicionales. Asimismo, se puede vaciar el hormigón directamente en moldes y estructuras de techos, pisos o muros de carga.

  • Construcción de casas

Si bien muchas casas requieren de poco concreto para construirse, en realidad el hormigón fresco se usa ampliamente sobre todo en la construcción masiva de casas. Y es que el hormigón se usa para un sinfín de usos como pegar tabiques o ladrillos, crear los cimientos de la construcción o rellenar muros y cubrir techos.

 

Esto supone una gran ventaja pues al tener hormigón listo para usarse, lo único que tienes que hacer es vaciarlo. Así se ahorra tiempo en la producción del mismo, dinero en materiales y recursos como trabajadores o maquinaria.

  • Fabricación de elementos de construcción

Por último, debes saber que uno de los campos de aplicación más comunes para este tipo de hormigón es la fabricación de elementos de construcción. Un ejemplo perfecto son los tabiques los cuales requieren de este tipo de concreto si se quieren producir en masa, aumentando así la eficiencia de producción.

 

Siguiendo la misma línea, este tipo de hormigón también se usa para la fabricación de otros elementos prefabricados como lo pueden ser placas, vigas y soportes. Esto es común, principalmente, en el concreto pretensado el cual debe ser fabricado en un taller por el tipo de tensión aplicada al acero.

 

¿Cuál es la composición del hormigón fresco?

Para poder fabricar concreto es necesario mezclar cuatro ingredientes básicos. El primero es el cemento, una mezcla de piedra caliza y arcillas calcinadas la cual actúa como agente aglutinante, es decir, une a otros los ingredientes cual harina o almidón.

 

Otro ingrediente fundamental son los áridos los cuales se encargan de dar fortaleza y amarre al hormigón. Para ello se utilizan diferentes tipos de áridos como arena, ingrediente básico, y agregados los cuales pueden ser grava y gravilla de diferentes tamaños, normalmente menos y más de 5 mm de diámetro.

 

Adicional a estos dos ingredientes está el agua. El agua es la encarga de activar el cemento para que este no solo una todos los ingredientes, también pueda desencadenar diversos procesos fisicoquímicos y así se solidifique. Dependiendo del uso del hormigón es la cantidad de agua que suele añadirse.

 

Por último, encontramos a los aditivos los cuales tienen como objetivo principal el modificar las propiedades del hormigón, así como acelerar o retrasar su fraguado. Tanto el tipo de aditivos, orgánicos o inorgánicos, como la proporción de ingredientes dependerá el uso y técnica de aplicación del hormigón mezclado.

 

Sistema de aplicación

Como mencionábamos con anterioridad, una de las ventajas del hormigón fresco es el hecho de que este se puede aplicar mediante diversas técnicas. Esto se logra gracias a la versatilidad que supone el concreto el cual podemos adaptar a nuestras necesidades tanto en receta como en consistencia.

 

La forma más común de aplicar el hormigón es mediante el uso de una tolva o una manguera para vaciarlo directamente sobre un molde. Esta técnica se usa, principalmente, en construcciones que no requieren de grandes volúmenes de concreto o en la fabricación de estructuras prefabricadas o preensambladas.

 

Otro método de aplicación que podemos encontrar es la proyección. Aquí se toma el concreto y se le añade presión mediante el uso de agua o de aire comprimido lo que hace que salga despedido de forma rápida hacia un muro o estructura. La fuerza del impacto ofrece mucha mayor resistencia y agarre al concreto.

 

 Entre el equipo que se usa para la aplicación de hormigón fresco podemos destacar la hormigonera, la cual cuenta con un brazo para vaciar el concreto fácilmente. De la misma forma las hormigoneras se complementan de las bombas de concreto las cuales se utilizan para obras con mayor altura.

 

¿Por qué elegir hormigón fresco?

Una de las razones por las debes de considerar hormigón fresco es el hecho de que este ya viene mezclado de fábrica por lo que no tienes que complicarte la vida con el cálculo de proporciones, el estrés de que se seque antes de tiempo o el gasto excesivo de tiempo y dinero.

 

Este tipo de hormigón se adapta perfectamente a cualquier estructura, es accesible y además ofrece una gran solidez estructural. Es por eso que el hormigón fresco se ha vuelto el pilar, cimiento, viga y muro de la industria de la construcción desde hace ya muchos años.