¡Presupuesto GRATIS y sin compromiso!

 

¡Precios a convenir!

 

 

Tel: 642328418

pavimentos de hormigon Pavimentos hormigon - obras

Atención!!! Pagas al final de obra, sólo si estás satisfecho. Solo particulares.

Obras pavimentos hormigon imitacion madera. Obras pavimentos hormigon imitacion madera.
hormigon vertical obras PAVICONJ..vertical

{{business_hours}}

Trabajamos en:

  • Madrid
  • Malaga
  • Granada
  • Alicante
  • Murcia
  • Albacete
  • Zaragoza
  • Salamanca
  • Toledo
  • Galicia
  • Badajoz
  • Albacete
  • Bilbao
  • Cordoba
  • Cuenca
  • Leon
  • Segovia
  • A Coruña
  • Vigo
  • Pontevedra
  • Ourense
  • Lugo

paviconj-es.es en redes sociales

¿Cómo hacer una losa de hormigón?

Cuando está apoyada sobre el terreno, una losa de hormigón es una lámina o placa de hormigón que distribuye el peso y las cargas de la edificación a lo largo de todo el plano de apoyo.

 

Por otro lado, una solera de hormigón es un elemento no estructural destinado para proporcionar una superficie firme, plana y horizontal en determinadas áreas de las estructura, sea esta para servir de acabado definitivo o como base para recibir otro tipo de pavimento (cerámicas, madera, etc).

¿Cuál es la diferencia entre losa y solera de hormigón?

 

La diferencia entre losa y solera va más allá del hecho de llevar mallazo o no. Es decir, tenemos que valorar si esa losa o solera es estructural o no.

 

En otras palabras, suele llamarse "losa" cuando ésta se calcula de forma estructural. O sea, que esta sea parte activa de la estructura, pues sobre ella actúan cargas. Por otro lado, mientras que suele llamarse "solera" cuando se trata de un sistema no estructural.

 

Por tanto, se podría decir que la "losa de hormigón de cimentación" llevaría una armadura que hay que calcular para resistir las cargas que esta soportará, mientras que la "solera" podría no llevar mallazo, o bien su mallazo será colocado solo para controlar la retracción del hormigón. Es decir, no es estructural.

 

En resumen, conforme CTE DB HS-1, solera es hormigón en masa, y una losa cuando hablamos de hormigón armado.

 

En esta ocasión te diremos cuáles son los pasos para seguir para hacer una losa de hormigón no estructural, una solera.

Pasos para construir una solera (losa de hormigón no estructural).

 

Para construir nuestra losa de hormigón apoyada sobre el terreno necesitaremos las siguientes herramientas:

  • Azada
  • hoja para metal
  • palote
  • pala
  • carretilla
  • maceta (no muy pesada, de unas 8 libras)
  • regla
  • inclinómetro digital (conocido también como goniómetro digital— es una herramienta de medición que nos permite medir ángulos entre dos superficies planas). En su defecto, use una escuadra tradicional.
  • Rastrillo
  • sierra de calar
  • palanca o bien una pata de cabra

Materiales:

  • tacos de plástico
  • listón de pino de 45 x 45 mm
  • tablón de pino de 2.500 x 30 mm
  • clavos de 5 x 60 mm
  • mallazo de construcción de ø 5 mm
  • grava
  • arena
  • cordel
  • aceite desencofrante
  • hormigón

Pasos para hacer una losa de hormigón

 

Paso 1

Limpiar el terreno. Es necesario eliminar raíces y remover todos los escombros. Nos ayudaremos con una azada.

Paso 2

Cuando la tierra esté suelta vamos a recogerla con la pala y la reservaremos para luego utilizarla para cubrir los huecos que hayan quedado alrededor de nuestra solera.

Paso 3

Cavaremos unos 20 cms de profundidad.

Paso 4

Fumigar el terreno. De esta manera podremos eliminar cualquier amenaza viviente que podría esconderse bajo nuestro cimiento.

Paso 5

Haremos el encofrado. Para esta tarea clavaremos algunas estacas y proyectaremos con cuerdas el perímetro de nuestra losa. Luego la fijaremos con tableros de madera con clavos. Bordeando todo el perímetro de la superficie que será pavimentada.

NOTA: debemos reforzar muy bien las esquinas para que una vez que vaciemos el hormigón la presión que este ejercerá sobre las tablas no las mueva.

Paso 6

Antes de verter el hormigón debemos preparar su base. Así que vamos a colocar una cama de grava, otra de arena y compactamos ambos materiales. Así nuestra losa será más resistente.

Paso 7

Con el fin de lograr que la arena penetre mejor entre la grava, regaremos la superficie con abundante agua.

Paso 8

Para preparar el aceite desencofrante vamos a mezclar en un cubo un litro de este producto con tres partes de agua. Siga las instrucciones del fabricante.

Paso 9

Aplicamos el desencofrante en la cara interior de cada una de las tablas del encofrado. Este producto evita que el hormigón se pegue a los moldes de madera, de esta modo facilitaremos la tarea de desencofrado.

Paso 10

Colocar mallazo sobre la base que hemos preparado con grava y arena. Si es necesario cortaremos y llevaremos a la medida que necesitamos en nuestra losa de hormigón apoyada sobre el terreno.

Paso 11

Verteremos el hormigón fresco. Nuestro equipo de trabajo tiene muy bien cubierta esta parte, por lo que no debes preocuparte por la dosificación ni tampoco por la cantidad o espesor de tu losa de hormigón apoyada sobre el terreno.

Paso 12

Con una regla de aluminio iremos alisando y nivelando la superficie de hormigón. Es necesario golpear con la regla la superficie para que la mezcla de cemento y agua suba.

Paso 13

Luego de un tiempo prudente retiraremos la madera de encofrado. Si el clima es muy frío, cubriremos con un plástico para que el hormigón no se hiele.

Paso 14

Con la tierra que nos ha quedado (la que reservamos) rellenaremos los huecos alrededor.

Paso 15

Le daremos a la superficie el acabado deseado, ya sea madera o cerámica o lo que quieras.

IMPORTANTE:

 

  • Es necesario que determines el tipo de superficie que deseas antes de vaciar la losa de hormigón, ya que dependiendo de la técnica a utilizar (hormigón impreso, hormigón rayado o pulido, etc.) vamos a trabajar para que esta sea un éxito.

 

  • La correcta distribución de carga a lo largo de la losa de hormigón apoyada sobre el terreno es de suma importancia, pues con una buena compactación se evitan los asentamientos en el terreno y, por lo tanto, la losa de piso tendrá un mejor comportamiento.  También el hormigón trabaja a compresión y no a tracción. A pesar de la dureza del hormigón, este no se destaca por su resistencia a la rotura por retracción. Por consiguiente, considere usar mallazo u hormigón con fibras.

 

  • Es posible combinar ambos métodos: mallazo y fibra de PP o fibra de vidrio. Puedes obtener los beneficios de ambos métodos.  Todo depende de la resistencia del suelo y de la carga a la cual será sometido la losa sobre el terreno.